Actualidad y noticias

Produciendo a ciegas

2102_editorial

Desde que el 30 de marzo se publicase el RDL 6/2022, ya más de un mes y medio, los cogeneradores -11% de la electricidad nacional y 20% del PIB industrial- estamos produciendo a ciegas. Y es así porque el RDL 6/2022 anuló las previsiones económicas del marco regulado con las que las plantas calculaban sus ingresos, dándose un plazo de dos meses para publicar las retribuciones correspondientes al presente año 2022. Pero es más, se anulaban retroactivamente desde el 1 de enero; luego, no sólo íbamos a producir dos meses a ciegas, sino que sin saberlo lo habíamos hecho ya desde el 1 de enero pasado.

La consecuencia llego pronto: la producción se desmoronó en abril un 20%, impresionante si consideramos que el 50% de las cogeneraciones no puede parar sin arrastrar sus industrias al paro. La publicación de la propuesta de retribución para 2022, conocida el pasado viernes 13 de mayo, tampoco ha aclarado nada, más bien al contrario. Con un retraso de más de dos años en la publicación de la retribución, la propuesta sale también retrasada, sin incorporar los cambios que venimos reclamando y que la propia CNMC señaló inequívocamente hace tres semanas en su informe preceptivo.

Somos conscientes de lo complejo del momento energético, en medio de una escalada de los precios de los combustibles que asfixia financieramente las cuentas de las empresas y de los cambios estructurales del mercado eléctrico para encauzar la situación y dotarnos de medidas para capear el temporal, no estamos ajenos a estos cambios, al contrario, nuestras empresas e industrias saben que gestionar el día a día y acometer mejoras y ajustes es la clave de la supervivencia en estos tiempos tan difíciles.

Cambio estructural del mercado eléctrico

El 13 de mayo se publicó también el RDL 10/2022 para reducir el precio de la electricidad, algo beneficioso para todos, especialmente para los consumidores domésticos y las industrias. España inicia así un camino audaz -que posiblemente imiten otros países UE o la totalidad- para dotarnos de nuevas herramientas con las que abordar la crisis energética derivada de la guerra en Ucrania. La alternativa que venía proponiendo la UE de equilibrar con flujos económicos, impositivos y/o fiscales era peor para nuestro país -dada la situación de nuestras cuentas nacionales-, mientras que el cambio estructural puede aportarnos mayores ahorros, efectividad y competitividad. La capacidad regulatoria en energía del Estado español es pionera a nivel mundial, con un encomiable esfuerzo regulatorio, de ahí nuestro alto desarrollo en renovables, en el sistema gasista y en todas las áreas de transición y acción climática.

El mecanismo para reducir el precio del mercado eléctrico actúa fundamentalmente sobre la generación eléctrica con gas y la cogeneración (que consume el 20% del total de gas del país) y que, inicialmente incluida, ha quedado excluida finalmente por la existencia de otro marco regulado, el de la Ley 24/2013 y nuestro marco de producción que nos aseguran la cobertura de los costes, al igual que ahora a los ciclos combinados. Parece que no era cuestión de duplicar los marcos regulados de la cogeneración sino de que los que hay funcionen bien, el de los cogeneradores para la cogeneración y el del topado de gas para los ciclos combinados.

Las cogeneraciones sin marco regulado están cubiertas por el mecanismo, pero no el autoconsumo, intensamente reclamado por los cogeneradores ya que puede hacer parar plantas y perder sus ahorros de energía.

Solución rápida

Así las cosas, lo urgente y conveniente para la cogeneración y sus industrias asociadas es que el Ministerio publique cuanto antes en el B.O.E. las retribuciones pendientes, empezando por la del segundo semestre de 2020, siguiendo con las del 2021 y finalizando con las de 2022. Solo así recuperemos la normalidad de cerrar nuestras cuentas y poder seguir produciendo y aportando ventajas al país.

Si el Ministerio hace las cosas bien y pronto, podremos volver a tener la confianza necesaria para acometer los grandes retos de futuro e invertir los más de 800 millones de euros que dotarán de más competitividad a nuestras industrias y más ahorros de energía al país. Sólo el ahorro energético de la cogeneración supone este año más de 1.200 millones de euros y las aportaciones al Estado por impuesto de emisiones suman 800 millones más. La cogeneración trae muy a cuenta al país.

Inversión y próximas subastas

En junio esperamos la publicación del marco para las subastas de 1.200 MW que movilizarán más de 800 millones de inversión en unas 200 industrias -un tercio de la cogeneración- aunando competitividad, muy alta eficiencia y descarbonización, y afianzando la próxima década de actividad industrial en el país con sus aportaciones a la economía y al empleo. España tiene una oportunidad única y privilegiada por su situación energética -en electricidad, gas y refino- para acrecentar la industria nacional.

Los cogeneradores somos pilar esencial de ese futuro energético, industrial y descarbonizado del país. La vicepresidentay ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la ministra de Industria, Reyes Maroto, han confirmado la realización este año de la primera subasta de cogeneración y todas nuestras industrias y su larga cadena de suministros están ya trabajando para ello.

Cogeneradores industriales y empresas asociadas me transmiten que el escenario es extremo pero que están preparados y esperan revertir esta situación de incertidumbre y decrecimiento en pocas semanas tan pronto como se equilibre nuestro marco regulado.

Desde ACOGEN y COGEN España mantenemos una constante interlocución con el Gobierno y los reguladores, contribuyendo lealmente en estos momentos de cambios y desarrollo regulatorio para culminar los retos pendientes y acometer un futuro de crecimiento, reactivación económica y empleo desde una energía industrial que es clave para los calorintensivos españoles.

No olvidemos que la caída de la producción tiene un impacto directo en el ahorro de energía primaria, penaliza el proceso de descarbonización y genera un desequilibrio en los costes de producción de las industrias asociadas respecto a nuestros competidores de los países que nos rodean, que seguro tomarán buena cuenta de ello.

 

Javier Rodríguez
Director General de ACOGEN

Comparte la noticia

Más noticias